¿Comprar una consola o un móvil?

Need For Speed Most Wanted Android 4

Con el avance de los tiempos, los dispositivos van haciendo cada vez más cosas y nos hace ir dejando atrás a otros. A veces ésto no pasa con ciertos aparatos, pero con las consolas portátiles puede que si pase. Vamos a intentar ver algunas diferencias para decantarnos por un dispositivo u otro.

Como he dicho antes, me refiero a consolas portátiles, dado que las de mesa es difícil todavía que un móvil, pueda sustituirlas. Pero las consolas portátiles realizan tareas, que las podemos hacer igual o mejor con un teléfono inteligente.

Las nuevas consolas se pueden conectar a redes Wifi, navegar por Internet, conectarnos a redes sociales, tienen sistema de localización por gps para que nos pueda indicar como ir a algún sitio. Todo ésto lo puede hacer cualquier smartphone de gama alta, media o incluso baja. Pero vamos a lo que realmente nos lleva a comprar una consola, los juegos.

Desde mi punto de vista, no me compraría una consola portátil. Un smartphone de gama alta o media con una pantalla de como mínimo 4 pulgadas, nos puede aportar una buena experiencia de juego, sin tener que adquirir una consola. Al principio, la inversión a la hora de comprar un móvil, puede ser algo superior, pero a la larga se amortiza.

Cualquier consola cuesta como mínimo el precio de un smartphone de gama media. Pero todavía hay que comprar los juegos, tarjetas de memoria externas o algún accesorios que nos permita jugar y aquí es donde se nos va el dinero. Cualquier juego de consola tiene un precio muy superior al de los juegos de móvil y no significa que tengan mejor calidad.

Los juegos que compramos para un smartphone, los podemos jugar en otros smartphone que compremos en un futuro y da igual la marca que sea, siempre y cuando sea el mismo sistema operativo y Android tenemos para rato. En cambio, si compramos un juego para una consola, a los fabricantes les da por sacar una consola nueva dentro de un par de años y ya no nos valen, incluso siendo de la misma marca y ya no hablemos de los accesorios.

La única pega que le veo, es que muchas consolas tienen juegos que pertenecen a algunas sagas como Super Mario, Zelda, etc. Y hasta el momento, solo los sacan para sus consolas para no perder mercado.

La pantalla tampoco puede ser un problema, si compramos nuestro smartphone con salida de vídeo en HD. En éste aspecto ya igualamos a las consolas portátiles, dado que suelen traer salidas de vídeo para conectarlas al televisor.

Si tenéis dudas sobre la calidad de los juegos para Android, probad si podéis alguno de coches como el NFS Most Wanted y ya nos contaréis.