¿Cuánto almacenamiento necesitas hoy día en tu teléfono Android?

Cuánto almacenamiento necesitas hoy día en tu teléfono Android

Estamos en la era de la información. Manejamos gigas y gigas de información al cabo del mes o incluso del día, según que personas claro. Entonces nos viene una duda y es ¿cuánto almacenamiento necesitamos realmente en nuestro teléfono?

Así que hoy me voy a permitir hacer un análisis según mi punto de vista de la capacidad que necesitamos para guardar todo que usamos, dado que hoy día disponemos de muchos servicios, la mayoría gratuitos que no ayudarán en nuestro día a día.

Por supuesto, habrá gente que no esté de acuerdo en tener sus datos en manos de terceros, pero eso ya es cosa de cada uno.

¿Dónde guardas tú los contactos?

Antes teníamos todos los contactos en el teléfono o en la SIM y como uno de los dos se nos estropease, la llevábamos claras.

Gracias a la posibilidad de subir los contactos a la nube, dispondremos de todos nuestro contactos, con sus direcciones físicas, de email, su foto y mucho más, con solo poner nuestra contraseña.

Así que para este caso no necesitaremos nada de almacenamiento y encima lo tendremos todo junto y ordenado.

¿Archivos en la nube o en el teléfono?

Todos tenemos muchos archivos digitales que guardar y no es nada bueno tener que estar copiando de un lado a otro esos archivos. Que si pierdes algunos, que si otros se te borran o duplican.

Gracias a las nuevas tecnologías y servicios como Google Drive o Dropbox, ya no necesitamos mover esos archivos. Los tendremos todos online y disponibles cuando los necesitemos.

Así que desde mi punto de vista, tampoco necesitamos una gran capacidad para guardar datos, solo para descargar algún archivo que necesitemos en algún momento dado.

Las imágenes mejor online

Otro asunto que si es bastante duro en el tema de almacenamiento son las imágenes. Hoy día estamos todo el día sacando fotos de lo que hacemos y encima, como tenemos móviles con unas cámaras bastante potentes, pues esas fotos ocupan mucho espacio.

Yo soy usuario de los álbumes de Google, así que cada vez que hago fotos las subo y organizo para tenerlas siempre disponibles. De este modo no pierdo ni una foto y siempre puedo enseñárselas a alguien en el momento que lo necesite.

Si necesitas más espacio, puedes pagar un par de Euros al mes y tener 100 gigas para hacer lo que quieras. Así tampoco necesitas espacio en tu teléfono.

Los vídeos en Youtube

Lo mismo que lo anterior. Los vídeos en calidad 720p o 1080p ocupan mucho espacio y necesitamos almacenarlos en algún sitio para no tener que llevarlos siempre encima.

Pues los subes a Youtube y si no quieres que los ve nadie, los pones privados y listo. Menos espacio usado en tu smartphone.

Todos los libros juntos y accesibles

Si eres como yo y sueles leer algún libro que otro, eso de tener los libros encima es algo pesado cuando ya tienes una cierta colección.

Puedes subirlos a algún sistema de almacenamiento online como hemos hablado antes, pero no los podrás leer directamente dependiendo del formato que estén. Y si haces como yo y lo subes a Google Books, después no los podrás descargar.

En mi caso hago un mix. Los subo a los 2 sitios para tenerlos siempre disponibles para leerlos y además, tengo los archivos disponibles para llevármelos a otro sitio. Pero no ocupo nada de espacio en mi teléfono.

Para los juegos sí necesitamos bastante almacenamiento

Y encima, los juegos que hoy día instalamos en nuestros móviles ocupan bastante. Yo tengo algunos que superan el giga con creces y contra esto si es verdad que no hay solución de momento.

Si quieres jugar a cierto juego, no tienes más remedio que instalarlo en tu móvil y no deberías andar corto de espacio.

¿De verdad necesitamos tanto almacenamiento?

En mi caso suelo trabajar en la nube todo lo que puedo, dado que la mayoría de estos servicios son gratuitos y los de pago tienen unos precio bastante aceptables. Esto no quita que por supuesto tenga una copia de esos archivos en mi ordenador, por si pasa algo.

Pero todo esto hace que pueda evitar el hacer un desembolso más grande a la hora de comprar un terminal nuevo y el consecuente trabajo de estar migrando cosas de un lado para el otro.