¿Por qué deberías evitar las redes Wifi públicas o gratuitas?

Evitar redes Wifi públicas y gratuitas

A veces nos vemos obligados a conectarnos a redes Wifi públicas como las de las estaciones de metro, las de los hoteles, centros comerciales y otras.

Puede que sea porque no queremos hacer uso de nuestra tarifa de datos, porque ya no nos queden datos, incluso porque ni siquiera la tengamos contratada. Hasta puede que nos conectemos por la cobertura.

Pero es algo que se debería evitar lo máximo posible y te voy a dar algunas recomendaciones o motivos por los cuáles no deberías hacerlo. No quiero ser alarmista, pero es algo que cualquier experto en seguridad informática seguro que te diría.

Los Wifis públicos no funcionan bien o están saturados

El primero motivo y menos peligroso, es que a veces esas redes Wifi abiertas o públicas como las de los hoteles cuando te dan las claves, no suelen funcionar nada bien, van lentas o incluso no puedes llegar ni a conectarte.

Sinceramente, no entiendo que con el dinero que cuesta hacerlo, no funcionen como es debido. Supongo que cuando las instalaron no calcularon bien los números de los usuarios que iban a usarlas.

Estas exponiendo tu datos al público

Cuando te conectas a una red en la que hay cientos o miles de personas conectadas, puede que entre alguna de ellas haya alguien con conocimientos ámplios de informática y se dedican a captar datos de la gente.

¿Recuerdas algún artículo que hable sobre el cifrado de datos del Whatsapp u otra aplicación de mensajería? Pues si no estuvieran cifrados, cualquiera podía estar leyendo lo que estás enviando. Incluso siendo cifrados hay riesgos.

Por eso es importante el saber donde conectarnos y qué aplicaciones debemos usar. Puede que en ese momento te dé por pasar por la aplicación algún número de tarjeta, navegues por alguna web sin cifrar y metas datos delicados o mil situaciones más que se podían dar.

Corres el riesgo de que seas hackeado

También los hay que en vez de estar pendientes a los datos que «vuelan» alrededor, están pendientes a ver a qué teléfono se pueden conectar, porque tu teléfono lo creas o no, no es nada seguro.

Cada día salen nuevos parches de seguridad y por eso tu teléfono se suele actualizar cada cierto tiempo. Una red Wifi abierta y un teléfono con una versión antigua del software es un caramelo para los que se dedican a estas cosas.

A veces es complicado o imposible de disponer de un terminal de los últimos, pero eso no quita que lo tengas actualizado hasta donde se pueda y además evites conectarte a sitios que no son de confianza.